Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» limpiando el salon [libre]
Lun Abr 04, 2011 2:53 am por Charles Baudelaire

» Registro de dones
Lun Ene 10, 2011 9:11 pm por Leopoldo Zachs

» Matricula de la escuela
Lun Ene 10, 2011 9:06 pm por Leopoldo Zachs

» Registro de PB [ROSTROS]
Lun Ene 10, 2011 8:57 pm por Leopoldo Zachs

» o la luna tan bella como una muñeca de porcelana [libre]
Sáb Dic 18, 2010 5:58 pm por Annalisse Deverauz

» de compras [libre]
Sáb Dic 18, 2010 4:39 pm por anabell coen

» Opina sobre el avatar de arriba!
Lun Dic 13, 2010 2:36 am por anabell coen

» Escribiendo [libre]
Miér Dic 08, 2010 2:15 am por anabell coen

» ¿Es posible un pje que sea hijo de vampiro y hechicera?
Sáb Dic 04, 2010 1:08 am por Astrid Lennox

» Recorriendo [Dave + Libre]
Vie Dic 03, 2010 5:57 am por anabell coen

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 20 el Sáb Ago 07, 2010 1:39 am.

Copyright; El foro se reserva en completo el diseño, historias e imagenes presentados en el foro Écolè La Sang.

Cualquiera que plagee o copie alguno de estos se aferrará a las consecuencias por parte de la administración.

Perro en el bosque~

Ir abajo

Perro en el bosque~

Mensaje por Richard Collinwood el Dom Ago 08, 2010 4:30 am

Miraba la Torre Eiffel, desde algún punto de Paris, sin pensar en nada, trataba de no preocuparme por la situación actual, que me había tenido en los últimos días bastante… nervioso. Me había quedado en un hotel, para simular humanidad. No tendría que haber echo eso, si no me estuvieran persiguiendo una tropa de vampiros, con afán de eliminarme. Me tenía que bañar unas dos veces al día, con shampoo de olores fuertes, para hacer que mi efluvio dejara de llamar la atención, y darme la oportunidad de poder escapar a Alemania, o Suiza, donde me esperaban algunos lycans, que había ayudado. Tenía entendido que en Suiza estaban unos cuantos Lycans más, a los cuales perfectamente podría ayudar, a controlarse, y tratar de hacer cambiar de opinión, para que dejaran a los vampiros en paz.

La verdad, no entendía como mi “instinto” me había dejado llegar hasta Francia, país de vampiros, donde estaban sus sedes, escuelas, y todas sus leyes. No es que tampoco hubiera tenido muchas opciones, me hubieran seguido hasta donde sea, el punto era que en medio de Paris, y siendo probablemente el único Lycan –Si había otro, probablemente estuviera capturado, o lo matarían a los días- era el blanco más fácil, y más débil, seguramente. Tenía planeado acercarme a España, sin llamar la atención ni convertirme, y ojala pasar a América en avión, o nadar hacia el sur, donde dejarían de perseguirme.

-Maldita sea- Pensé. Lo que acababa de oler, no era un efluvio específicamente de humano, y como estaba el clima, sin ninguna nube, los vampiros podían salir a patrullar las calles sin ningún problema. Disimuladamente, miré hacia el almacén de donde provenía el olor. Identifiqué al menos a unos cuatro vampiros, que caminaban mirando hacia todas partes, y olisqueando el lugar. Miré al cielo, probablemente comenzaría a llover, las nubes purpúreas y negras, lo avisaban, mientras dilucidaba esto, cayó una gota en mi rostro, maldije al clima y a sus fríos y lluvias, sabiendo que no me protegían para nada.

Uno de los vampiros fijó la mirada en mí. Me puse el capuchón del abrigo y me comencé a movilizar. Si me hubiera reconocido, no tendría muchas formas de escapar. Traté de no mirar hacia atrás, y comencé a caminar más y más rápido, buscando las afueras de la ciudad. Estuve así algún tiempo, sabía que ellos no me atacarían en medio de la ciudad, y si me creían violento, sabrían que los atacaría frente a todos. Llegué a un bosque, rápidamente, y sin mirar atrás, me convertí en mi forma lupina completa, haciendo jirones toda mi ropa. Sabía que con esa forma alcanzaría una velocidad mayor, y alguna ventaja les tenía.

Empecé a correr, lo más rápido posible, los oía, unos cientos de metros atrás de mí, me seguían. Avancé lo más rápidamente posible que pude hacia Suiza, hacia el este. Una buena forma de describir como corría, era como si mi vida dependiera de aquello –Já- pensé con ironía. Sabía que podía correr horas sin parar, y que llegando a Suiza, habría algún lobo con el cual enfrentaríamos si fuera necesario a mis perseguidores. Cada vez los escuchaba más cerca, y me puse nervioso. Sabía que ellos eran algo más rápidos, y que un error mío bastaría para hacerlos atraparme. De un momento a otro, algo duro, como el granito, y frío como el hielo impactó a mi lado.

Hizo que perdiera el equilibrio y caí al piso, mientras rápidamente me ponía en posición defensiva. Los cuatro vampiros me rodearon, dispuestos a atacarme por diferentes flancos. Sabía que no tenía ninguna posibilidad, me destrozarían, sin piedad. Se miraron, esperando que alguno cargara, o esperando una señal de alguno de ellos para cargar. ¿Dónde mierda había dejado mi instinto asesino, impulsivo, que odiaba a los fríos? No lo tenía activo, y si me servía para ganar esto, bueno, de algo serviría. El vampiro que estaba detrás de mí, se lanzó, pero le oí, di vuelta, y me lancé contra el, botándole, dejándole perplejo, mientras duraba el movimiento sorpresa, traté de huir, pero algo me agarró de mi cola lobuna, y me atrajo hacia el. Los 4 comenzaron a atacarme, sin compasión, dejándome moribundo, con múltiples fracturas, y sin ganas de seguir peleando, ni de moverme. Ya no estaba muy conciente, y oí como los 4 se reían, diciendo que me dejarían ahí, a morir probablemente, estaba perdiendo mucha sangre.

Dolía, dolía mucho, y me desmayé.

avatar
Richard Collinwood

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 06/08/2010
Localización : Escondido.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro en el bosque~

Mensaje por Fallon M. Beaumont el Dom Ago 08, 2010 8:28 pm

¿Y ahora, donde se suponía que estaba? Lo único que veía eran árboles y árboles, solo cosas veces y marrones por donde fuera que mi vista se topara. No lograba reconocer nada de lo que veía, y, aun que mi vista de vampira podía notar cada mínima diferencia entre un árbol y otro, para mi todos seguían viéndose igual. Esto era desesperante, simplemente no tenía idea de donde estaba parada. Pero claro, gran idea la mía, de salir corriendo sin si quiera ver hacia donde por las calles de París. ¡Yo me perdía hasta en mi propia habitación! No había ni una pequeña posibilidad de saber ubicarme en una ciudad que apenas y conocía. Empezaba a frustrarme, no lograba pensar en algo para volver a donde estaba, ni si quiera sabía si Mitch seguía ahí. Pero claro, a pesar de mi falta de orientación, se me había tenido que ocurrir la brillante idea "¡Hagamos una carrera!" Si, una carrera de quien se pierde primero, obviamente.

Me había costado un poco convencerla, pues aun que sabía que ambas teníamos las mismas ganas de salir del instituto para hacer cosas solo nosotras como VBF, el panorama de ir de compras no se veía muy atractivo. Pero luego de insistir e insistir un rato, había logrado que aceptara venir a París con migo, aun que fuera simplemente a caminar y visitar la ciudad. Cual quier cosa con tal de no estar encerradas. ¡Era sábado, dios, no era un día para quedarse en la escuela! Así que así partió todo. Salimos con nuestros bolsos y bien bonitas hacia la ciudad de París, algo encontraríamos que hacer en aquel lugar, además de que, con solo el hecho de que fuera Mitch, sabía que me divertiría mucho haciendo lo que fuera. Cada vez que veía algo interesante lo indicaba con el ledo y jalaba de su brazo para que fuéramos en esa dirección. Reíamos, hacíamos estupideces, y nos probábamos accesorios para sacarnos fotos con ellos antes de devolverlo, no comprábamos nada de lo que veíamos por mucho que nos gustara.

Así pasábamos la tarde, riendo, tomadas del brazo y haciendo locaras. Sobre todo yo, que cada vez que veía algo que me gustaba me ponía a brincar y correr emocionada hacia lo que fuera. O si veía un cartel intentaba imitar la pose de las personas, o decía con voz chistosa los eslóganes. Simplemente así era yo, no podía evitar hacer el ridículo si así me divertía, realmente no me importaba lo que pensaran los demás, solo quería divertirme un rato con mi mejor amiga. Y ya después de un par de horas de caminar y más caminar, llegamos a una parte de la ciudad cercana al bosque. Ahí se me ocurrió una brillante idea, sonreí ante esta y miré a Mitch emocionada.


-¡Hey Mitch, Hagamos una carrera! -Le dije animada, y antes de que pudiera responderme grité - ¡En sus marcas, listas, YA!

Salí disparada hacia cualquier dirección riendo como loca, esquivaba a las pocas personas que habían por allí y una vez que ya no había humanos cerca utilicé mi velocidad vampírica. No pensé en controlar mi velocidad, simplemente fuí a todo lo que daban mis piernas en la primera dirección que encontré, y tontamente para que no me molestara el viento cerré los ojos guiandome solo por el olfato para esquivar los árboles. Los árboles... y más árboles. Y nada más que árboles. ¿Pero qué diablos?
Fue entonces cuando abrí los ojos, y me detuve, dándome cuenta de que había llegado a un bosque, y que estaba perdida.
"Pero que genialidad la tuya Fallon, ¿Y ahora que vas a hacer?" Pensé, estúpidamente.

Suspiré y me puse a caminar, intentando que mis pensamientos fueran altos, quizás así Mitch me encontraba. Pasaron unos minutos, y unos cuantos más, cuando sentí que alguien apoyaba su mano en mi hombro. Me sobresalté de inmediato y me di la vuelta, para ver allí a mi mejor amiga esperándome. ¡No podía sentirme más aliviada! Estaba a punto de abrazarla y decirle lo mucho que la quería cuando sentí un aroma que llamó mi atención. Olía a sangre, y a perro. Había un animal herido por aquí cerca.


- ¿Sientes eso Mitch? ¡Hay un animal, hay que ayudarlo! - nuevamente, sin esperar su respuesta, la tomé de la mano y empecé a correr siguiento el aroma del animal.

___________________________________

Mi mundo perfecto~:



I love u VBF:


Te quieramdoro Mitch!
avatar
Fallon M. Beaumont

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 01/08/2010
Edad : 22
Localización : Al final del arco iris :3

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro en el bosque~

Mensaje por Mitch Lawrence el Dom Ago 08, 2010 11:21 pm

Esa mañana Fallon se había despertado en uno de sus días de locura. Empezó a dar saltitos en la cama diciendo que quería que saliéramos a Paris, era un fin de semana, y aunque yo trataba de no escucharla para no aceptar a su propuesta ya que Paris sólo se trataba de compras, y puse la sabana de vuelta en su lugar, ella me destapó y empezó a buscar la ropa que iba a usar para salir. Yo bufé por lo bajo mientras me levantaba de la cama y trataba de sonreír de lado; tenía aún en la mente el sueño de esa noche. Ese sueño había sido extraño y había hecho de mi noche una tortura. Tampoco pude dormir ni un poco, ya que cuando tenía pesadillas no descansaba como tal.

Me puse mi ropa, una camiseta roja y unos pantalones de mezclilla cualquieras que estaban tirados en una de las sillas. De repente la idea de un día divertido fuera de la academia no me pareció tan mala idea. Tomé mi suéter de dentro de una de las gavetas. Nuestra habitación en la academia era más grande de lo normal, éramos de las pocas que compartían habitación, y teníamos dos muebles grandes que usábamos como closet para cada una (Cosa que la mayoría de las habitaciones no tenían). Miré a Fall quien se había vestido alocadamente, como siempre, y asentí con la cabeza mientras ella salía corriendo hacía el exterior. Podíamos salir cuando quisiéramos gracias a mis grandes poderes de prefecta, a veces cuando Fallon se metía en problemas tenía que ayudarla en frente de la dirección, pero eso fue más que nada en primero cuando no quería acatar las normas de los vampiros; sin duda una época terrible para ella. Ahora parecía comportarse más, aunque nunca dejó que nadie le impusiera reglas que no le gustaban, para mí Fallon era un alma libre.

Con Fallon un día cualquiera en Paris se podía convertir en una Odisea griega, así que me encargué de no dejarla sola ni un segundo para que no se perdiera. El leer sus pensamientos, o al menos los pocos susurros que escuchaba en algunos momentos, me ayudaba bastante. Los pensamientos de Fallon hoy eran optimistas, tenían una chispa de esperanza. Fuimos hasta la ciudad, un lugar lleno de tiendas y centros comerciales. Si Fallon veía algo lo indicaba con el dedo y se reía y yo hacía algún comentario gracioso acerca de el objeto. Las dos nos reíamos de cosas sin sentido, como cuando nos equivocábamos al hablar y decíamos otra cosa ó cuando nos probábamos ropa sin querer comprarla en verdad y los guardias de la tienda nos miraban con desaprobación. Esa tarde era una típica tarde “top”. Estábamos bastantes entretenidas hasta el momento y nada podía arruinar este día. No recordaba haberme reído tanto desde que empezamos con los exámenes en la academia, todo se había vuelto estudiar, estudiar y estudiar. Definitivamente me alegraba de no haberme quedado en la cama durmiendo.

No esperaba el momento en el que Fallon gritó “YA” y salió corriendo por entre la gente. La segui en dos segundos, el tiempo que me tomó entender que ella quería hacer una carrera, pero por más que intente no la pude alcanzar así de fácil ya que no era una vampira sino una dividida. Eran esas limitaciones las que me habían llevado a elegir la especialidad física, odiaba que la gente fuera mucho más rápida que yo. No pude alcanzar a Fallon pero si seguirla, gracias a que sus pensamientos gritaban con emoción.-¡Para!-Le grite con el poco aliento que me quedaba pero incluso eso, ella no lo había escuchado. Seguí corriendo atrás de ella mientras las casas y los establecimientos desaparecían y sólo quedaban los arboles de un color verde obscuro bastante aterrador.

Me detuve cuando empecé a notar los extraños olores en ese lugar y el rastro bastante antiguo de varios vampiros.-¡FALLON!.-Grité en mitad de aquella espesura para recibir la respuesta de nadie.-Te voy a matar Fallon Marie.-Dije por lo bajo, sin ser seria, y me adentré más al bosque. Allí estaba el rastro de Fall, que se confundía con el de miles de otras criaturas que habitaban ese lugar.
"Pero que genialidad la tuya Fallon, ¿Y ahora que vas a hacer?" Dijo la vocesita mental de Fallon, aquella voz infantil que no había cambiado nada desde aquel incidente en su patio. De inmediato empezaron a asaltar a mi cabeza miles de pensamientos diferentes, gritando por que la encontrara, no me costó mucho de todas formas; estaba a sólo unos metros de mi posición. La vi asustada y un poco perdida.

-¿Un animal?.-Y luego me di cuenta de aquello también.-No, hay que salir de aquí.-Le traté de decir mientras ella me tomaba la mano y salía corriendo de nuevo por la espesura. En ese lugar habían otros vampiros o al menos habían estado allí. Podían llegar a ser vampiros malos, vampiros no tan agradables como los de la academia, pero claro ¡Salvar a un perro era mucho más importante que salvarnos a nosotras mismas! Corrimos y corrimos hasta que llegamos a aquel lugar.

Y sí, allí estába un perro, más grande de lo normal en mi opinión, tirado en el suelo y herido. En un principio pensé que estaba muerto y quise alejar a Fallon de ese lugar, a mi misma también, pero luego sentí su corazón dar un latido y me acerqué lentamente.-¿Qué hacemos? Hay llevarlo a alguna parte.-Le dije en verdad preocupada, no me gustaba nada este lugar, había algo en el que me decía que saliera de allí. Fue entonces cuando pensé en algo, tal vez fuera arriesgado pero ¿A quien le importaba? De seguro no a Fallon. Tomé al cachorro entre mis brazos fuertemente.-Llevemoslo a la academia.-Le dije sin pensarlo dos veces, pequeños susurros salían de aquel pequeño cuerpo animal en mis manos. ¿Qué demonios?, pensé, pero no hize caso a ellos, podrían ser de otra persona cerca. Nos teníamos que ir.-Ellos sabrán que hacer.-Y así con paso rápido salí corriendo lejos de su vista, esprando llegar a tiempo para curarlo. "Al bosque" fue lo único que pude pensar.

___________________________________
I´m Michelle for you*!
It´s the same dream again,
the same day again.
Another pleasent smile
that will leave by the end of the day;:


If the sky above you
Should turn dark and full of clouds
Keep your head together

And call my name out loud
Soon I'll be knocking upon your door:

{Vampire Best Friend}
{PequeñaFly,Teadoro}



avatar
Mitch Lawrence

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 01/08/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro en el bosque~

Mensaje por Fallon M. Beaumont el Jue Ago 12, 2010 1:07 am

Un lobo. El animal era un gran lobo, no había esperado nunca encontrarme con uno tan grande. Estaba muy herido, y lo peor de todo era que estaba herido por algunos de los nuestros, vampiros lo habían atacado, quizás por diversión o por sed, fuese como fuese habían sido muy crueles por dejar al pobre animal así. Ni si quiera era algo de "beber hasta matar" No, si no que habían dañado al pobre lobito dejándolo agonizando, eso demostraba que su idea principal era que sufriera, no simplemente probar de su sangre. Bestias, algunos de los nuestros eran simplemente bestias. O quizás yo era demasiado sensible, pero desde que era humana aborrecía la idea de ver animales dañados.

Había que pensar en algo que hacer, había que pensar en como salvar a este pobre animal. Pero no podía recordar ningún tipo de curación animal en mi base de datos, pues obviamente ese no era uno de los temas que pasaban en clases, más bien hablaban de hipnosis, de como guardar el secreto, y cosas que debían servirnos para ser "buenos vampiros"; bah, en realidad eran puras estupideces para que los calienta asientos de los herederos que no se paraban ni para ver la hora pudieran estar tranquilos al ver que todos obedecían sus patéticas reglas; pero, ¡No buenos sanando animales! Tenían clases de curación en el tercer nivel, era una de las especializaciones que uno podía elegir, pero obviamente no hablaban de curar animales si no de sanar a otros vampiros y divididos, y eso no era lo que necesitaba ahora.

Eran ese tipo de cosas las que debería aprender, curación animal, cosas así, al menos en este momento era bastante necesario, pues si no actuábamos rápido el gran perro moriría aquí frente a nuestras narices, y no podría soportar eso. Debía pensar en algo, debía concentrarme en algo, miles de malas ideas pasaban en mi mente en menos tiempo del que le tomaba a un humano pestañear, pero descartaba cada idea automáticamente por no ser suficientemente buenas o demasiado malas. Antes de poder pensar algo bueno y práctico para salvarlo sin tener nada de conocimientos prácticos en curación ni utensilios para hacerlo; Mitch se me adelantó, con su mirada decidida que me intrigaba, ella ya tenía una idea en mente cuando tomó al lobo entre sus brazos.


"Llevemoslo a la academia" Dijo Mitch, seria, decidida. Yo no podía estar más perpleja antes sus palabras, ¿Es que se había vuelto loca? por un momento pensé en la posibilidad de que estuviera bromeando, pero hasta yo podía darme cuenta de que estaba hablando enserio, y eso me sorprendía por que estaba segura de que ella conocía el lugar mucho mejor que yo, y por ser prefecta sabía mucho más de las reglas, por eso me sorprendía que estuviera sugiriendo algo tan arriesgado, solía ser yo la de las ideas locas y estúpidas. "Ellos sabrán que hacer" Y antes de que pudiera decir algo se echó a correr en dirección a la escuela -o eso pensaba yo, pues estaba segura de que ella sabía como orientarse, a diferencia de mi- y me tomó un par de mili segundos darme cuenta de lo que pasaba y salir corriendo para perseguirla.

- ¡Espérame Mitchie, no corras!- Grité en el segundo que me lancé a correr detrás de ella, no era más rápida que yo y con el peso que le proporcionaba el animal no tardaría en alcanzarla, pero aún así ya me llevaba un par de kilómetros de ventaja y me estaba poniendo algo nerviosa- ¡Lo matarán si lo llevas allá! ¿Qué te hace pensar que si unos vampiros lo dejaron así, los de la escuela no harán lo mismo?

Suspiré y seguí corriendo. Ya no importaba, mientras la alcanzara antes de llegar a la escuela, podíamos escondernos en el bosque de los terrenos de la escuela, ahí podíamos curarlo y luego dejarlo libre nuevamente. Quizás abrían vendas o cosas así en la enfermería que servirían para curarlo. La palabra enfermería causó un escalofrío en mi, cada vez que escuchaba esa palabra recordaba la noche que había tenido que pasar allí, y allí había ocurrido mi conversión, no eran recuerdos del todo malos, solo que, era un sentimiento que me causaba un no se que en todo el cuerpo. Al menos me habían curado y había logrado entrar a este mundo sobrenatural.

Entonces recordé algo. Algo que quizás podía ser de mucha utilidad. Cuando había estado en la enfermería había visto a otro humano llegar, que tenía heridas en ambos brazos y estaba al borde de morir desangrado. Había sido una imagen horrible, pero su recuperación fué rápida. Por que la enfermera le había dado un poco de sangre de vampiro para acelerar el proceso de recuperación de los tejidos. Los vampiros nos recuperábamos rápidamente de cual quier herida, y una cantidad pequeña de nuestra sangre podía hacer más rápida la curación de una persona, en vez de un mes, en solo unas horas ya estaría listo. En vez de unas semanas, en unos pocos minutos. Y ahora recordaba que habían mencionado ese hecho en clases hace unos meses.

¡Eso era lo que debía hacer! Debía intentar darle unas gotas de mi sangre a aquel lobo, y así sus huesos rotos se repondrían y su piel mejoraría, estaría como nuevo en un instante. Ante este pensamiento aceleré mi velocidad al correr, ahora ya sabía como salvarlo y debía encontrar a Mitch para que no delatara al lobo con la gente del instituto. Seguí su olor, no era difícil de reconocer, así que lo seguí y en unos segundos la divisé, ya estaba cerca de los terrenos del colegio, ya estaba pasando de los bosques normales a los bosques que pertenecían a la escuela. La alcancé, y detuve su andar inmediatamente, atragantandome entre tantas ideas que tenía, finalmente luego de calmarme un poco pude hablar.


- Mitch tengo una idea - Dije entre jadeos por no saber que decir primero, haciendo señas para que entendiera que debía bajar al perro y ponerlo en la tierra- Ya se que vamos a hacer. -Ahora estaba más calmada, y podía hablar bien, me puse seria y hablé con palabras decididas para que supiera que lo que iba a decir lo decía muy enserio- Si llevamos al perrito allí adentro, lo matarán seguro. Conoces a esas personas y conoces sus reglas, lo harán. Nosotras debemos sanarlo. Yo, mejor dicho. Miré mi muñeca, sacando mis colmillos a ver si ella entendía mi idea, pero por si no lo había notado, agregué- Le daré de mi sangre, sanará de inmediato.

___________________________________

Mi mundo perfecto~:



I love u VBF:


Te quieramdoro Mitch!
avatar
Fallon M. Beaumont

Mensajes : 309
Fecha de inscripción : 01/08/2010
Edad : 22
Localización : Al final del arco iris :3

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro en el bosque~

Mensaje por Richard Collinwood el Vie Ago 13, 2010 1:37 am

No recordaba más que los golpes, aún no había tenido tiempo para pensarme lo que me sucedería, estaba perdiendo sangre, mucha, y no sabía cuanto rato había estado tirado ahí, podían haber sido un par de horas, o unos minutos, no importaba, no llegaría a curarme, no con las heridas que me habían dejado esos vampiros, esos fríos que tenían lavado el cerebro, no sabían quien era yo, no sabían como era yo. Lo único que sabían era obedecer a los malditos vampiros del consejo, perseguir a los que odiaran, a los que les repugnaran, o tuvieran aversión. Intenté abrir los ojos, pero mis párpados pesaban, pesaban como podría pesar un auto, al menos en sensación.

Me di cuenta de que a pesar de las heridas, no había logrado cambiar mi fase, y no estaba en mi forma humana, continuaba siendo un lobo extremadamente grande, cualquier humano podría confundirme con un oso flacucho. Oí pasos, olí mi sangre, sentí mis huesos rotos, ¿habrían vuelto los vampiros que me habían atacado? Sentí como me estremecí, probablemente no debí haber echo eso, ya que sentí como una costilla rota se incrustaba aún más en el pulmón. No me había fijado bien en eso, y poco a poco, me estaba costando respirar más y más, dolía un montón, si bien mi organismo estaba preparado para eso.

Oí los pasos cada vez más cerca, no entendía bien la voz, las voces, eran palabras que me resultaban ininteligibles. Me sentía impotente al no poder saber quien era, poder pararme y correr, poder intentar defenderme. De un momento a otro, sentí unos brazos fuertes levantándome, y haciéndome clavar y mover mis huesos rotos, traté de aullar con fuerza, pero no salía ni mi ladrido canino más débil. Sabía que los lycanes podían hablar con forma humanoide, pero les dolía un montón. Si querían que su garganta sangrara, podían intentarlo como lupino completo. Intenté murmurar, -Ayuda, ayuda- Pero solo sentí como se partía mi garganta, solo salieron sonidos que no pude reconocer.

Sentí como algunas cosas en mi cuerpo se arreglaban, no los huesos, pero la piel desgarrada mejoraba un poco, también sentía como la sangre que había derramado sobre mi cuerpo, se coagulaba, dejando manchas y costas en todo mi pelaje. Intenté reconocer el efluvio de quien me mantenía en sus brazos, pero me hice daño. Sabía que había un vampiro al lado de la persona que me levantaba. El otro aroma no lo reconocí, tenía parte de humano, pero rozaba el efluvio vampírico. Ahora si estaba en problemas, un vampiro y un divido me tenían a su merced, quizás me llevarían a algún lado, quizás terminarían con el sufrimiento del can que se habían encontrado.

Comencé a escuchar, palabras sueltas, con poco sentido. –Llevémoslo … academia … sabrán que hacer.- Oh. Noté dos cosas al poder oír la voz, una, la que me cargaba era mujer, segundo, claro que sabrían que hacer conmigo, meterme a un calabazo con la mejor de las muertes, si no la tenía, y era lo que podía llegar a ser más probable, me arrancarían la cabeza, al ver a un lobo gigante siberiano. La persona que me cargaba comenzó a correr, si bien ya me estaba curando, dolió enormemente, las heridas internas continuaban sin curar. Me llevaban a mi propia muerte, a mi condena, a mi ejecución, quizás con las mejores intenciones, quizás no, quizás no estaban seguros de que era yo.

Abrí los ojos, ya no importaba si tenía fuerzas, si no tenía oportunidad de vivir, quería ver a quien me llevaba, vi a una chica, de piel algo nívea, y de pelo oscuro, miraba hacia delante, no sabía si los divididos corrían tan naturalmente como los lycanes o los vampiros, que no necesitaban ver el camino, ni preocuparse para no partirse la cabeza en un árbol. Lentamente, comencé a oler, un fuerte efluvio de vampiros, muchos vampiros, supe que estábamos cerca de su academia, pero la chica detuvo su andar, parecía que estaba oyendo a alguien, tratando de tomar una decisión. Escuché las palabras de la vampiro que la acompañaba, también era una mujer. -Le daré de mi sangre, sanará de inmediato.-

Esas palabras me hicieron reaccionar, haciendo que olvidara mis heridas, mis dolores. Salté o rodé, mejor dicho, de los brazos de la dividida, y caí al piso. Si la chica me daba de su sangre, reaccionaría como veneno en mi, y probablemente, podría morir. Éramos otras razas. Si ella bebiera de mi sangre, algo le pasaría. Nuestros respectivos cuerpos no estaban para eso. Me paré en mis cuatro patas, con la fuerza que me quedaba, tambaleándome, las miré a ambas, y aguanté un ladrido, de advertencia, sabía que no me oirían, mi voz no estaba buena. –No, sangre no, eso no me hace bien- Pensé con fuerza para mi mismo. Esperé a ver sus reacciones, tratando de mantenerme lo más estable posible.
avatar
Richard Collinwood

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 06/08/2010
Localización : Escondido.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro en el bosque~

Mensaje por Mitch Lawrence el Dom Ago 15, 2010 3:57 pm

Corrí y corrí. No me detuve ni un segundo. Mis piernas iban lo más que podían, lejos de ese lugar en donde recientemente habían estado los vampiros que atacaron al perro. ¿Un perro?, pensaba mientras corría entre los arboles y luego por el campo suelto. ¿Por qué le harían daño a un perro?, los perros no nos servian de nada, no habían bebido de el y no habían hecho nada más que golpearlo hasta dejarlo casi muerto. ¿Tan bajo habían caido los vampiros? Y mientras me formulaba miles de preguntas mentales que no tenían respuesta y el viento soplaba junto con mi correr incesante, Fallon corría tras de mi y hacía la misma dirección. Hacía la escuela, hasta el bosque.

Me detuve cuando estuvimos dentro de la espesura verde y dentro de los limites de la escuela, habíamos llegado a la academia y nadie se había tropezado, caido o herido en el camino; suponía que ese era mi trabajo después de todo, cuidar que no le pasara nada a Fallon, y lo había logrado. Miré al perro con lastima, era enorme y, dandome cuenta de eso ahora, también pesaba mucho. Me pasé las manos por los brazos masajeando los musculos o al menos tratando y el dolor disminuyó en un segundo. Fall se detuvo también, sus pensamientos habían estado gritandome desde que dejamos la ciudad para que me detuviera, me había dejado un tremendo dolor de cabeza. Me preguntó si no sabía que harían con él los de la escuela. Pues, no podía ser peor de lo que ya habían hecho esos chicos vampiros de allá atrás y definitivamente no creía que fueran a hacerle nada a un perro, era sólo un perro por dios. ¿Por qué era un gran asunto todo esto?

Estaba empezando a escuchar pequeños murmullos. Eran de el perro. El perro pensaba, ¿El perro pensaba? En sus pensamientos podía escuchar notas de dolor que me espantaron.-Espera, espera.-Le dije mientras ella me contaba su historia, yo no podía concentrarme en más de un pensamiento a la vez, y tratando de descifrar los de aquel perro tan extraño me di cuenta de que nunca había escuchado a un animal pensar. Por que los animales no tienen pensamientos que yo pueda entender, no están en un mismo idioma entendible, pero los de este cachorro, aunque no fueran más que susurros lejanos, se entendían entre mi idioma.

-Alejate de el Fall.-Le dije mientras daba dos pasos atrás, lejos de ella, y buscaba algo con lo que defenderme por si abría sus ojos. Y así lo hizo pero había sido muy tarde, Fallon ya había mordido su muñeca y dado de beber de su sangre a aquel extraño ser que habíamos recogido. Por algo las madres siempre le decían a las chicas que no debían jugar con cosas extrañas ni hablarle a ninguna persona desconocida en la calle. Nunca sabías que ibas a encontrarte. Mis ojos se abrieron bastante al entender una última frase en su mente "No, sangre no, eso no me hace bien".-!Basta Fallon! NO.-Le dije antes de que siguiera derramando la sangre en su boca.Fue entonces cuando el perro saltó de mis brazos por voluntad propía. Fui hasta en donde estaba Fall y tomé su mano para que dejara de sangrar.

Mi voz en unos segundos se había convertido en una extraña mezcla de nervios y psicosis, me sentía como en una película de terror, sentía que debíamos correr y largarnos de allí pero yo conocía a Fallon. Ella era demasiado amable, demasiado preocupada como para irse y dejarlo allí. Diría, "Pobre perrito, ¿No ves que no tiene a nadie?" o por el otro lado si le contaba acerca de los pensamientos se emocionaría con la idea de averiguar que era, así fuera algo peligroso. Así que sólo me quedé esperando a que el lobo reaccionara y traté de alejar a Fallon de él con un abrazo.-¿Estás segura de que eso va a funcionar? En sus pensamientos mencionó que la sangre no le hacía bien.-Aunque ya había derradado unas gotas de sangre en su enorme ocico no creía que fuera suficiente para que se recuperara por completo, si es que se recuperaba con eso. Teníalos ojos abiertos y miraba alrededor buscando quien sabe qué. ¿Y si se recuperaba?, no sabía como iba a actuar al ver a dos seres parecidos a sus atacantes allí, podía muy bien tomar una posición defensiva en contra de nosotras.-No es un perro normal, tampoco es un oso o un lobo, es algo extraño. Tiene pensamientos propios en un lenguaje que puedo entender, ¿Entiendes eso? Esa cosa tiene una parte humana.

Tal vez no entendiera por que ella no estaba en mi cabeza pero yo si lo entendía muy bien, había alguien allí, no habíamos rescatado a un perro cualquiera sino a un humano. Aunque en este mismo momento no parecía uno.-¿Qué hacemos?.-Le pregunté a mi mejor amiga. Nunca antes había vivido algo así, los animales simplemente no pensaban, ninguno y no había excepción. Entonces, ¿Me estaba volviendo loca o había alguien más allí? Pero la línea de pensamientos del perro tampoco coincidía con algun tercero que estuviera viendo la escena. A menos de que fuera una broma pesada de los compañeros de curso de Fallon o, tal vez incluso de mis compañeros. ¿Podría ser? Pero no, yo no olía nada más que a ese molesto perro. Respiré profundamente, "Tienes que pensar con claridad Mitch" me dije a mi misma.

___________________________________
I´m Michelle for you*!
It´s the same dream again,
the same day again.
Another pleasent smile
that will leave by the end of the day;:


If the sky above you
Should turn dark and full of clouds
Keep your head together

And call my name out loud
Soon I'll be knocking upon your door:

{Vampire Best Friend}
{PequeñaFly,Teadoro}



avatar
Mitch Lawrence

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 01/08/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Perro en el bosque~

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.