Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» limpiando el salon [libre]
Lun Abr 04, 2011 2:53 am por Charles Baudelaire

» Registro de dones
Lun Ene 10, 2011 9:11 pm por Leopoldo Zachs

» Matricula de la escuela
Lun Ene 10, 2011 9:06 pm por Leopoldo Zachs

» Registro de PB [ROSTROS]
Lun Ene 10, 2011 8:57 pm por Leopoldo Zachs

» o la luna tan bella como una muñeca de porcelana [libre]
Sáb Dic 18, 2010 5:58 pm por Annalisse Deverauz

» de compras [libre]
Sáb Dic 18, 2010 4:39 pm por anabell coen

» Opina sobre el avatar de arriba!
Lun Dic 13, 2010 2:36 am por anabell coen

» Escribiendo [libre]
Miér Dic 08, 2010 2:15 am por anabell coen

» ¿Es posible un pje que sea hijo de vampiro y hechicera?
Sáb Dic 04, 2010 1:08 am por Astrid Lennox

» Recorriendo [Dave + Libre]
Vie Dic 03, 2010 5:57 am por anabell coen

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 20 el Sáb Ago 07, 2010 1:39 am.

Copyright; El foro se reserva en completo el diseño, historias e imagenes presentados en el foro Écolè La Sang.

Cualquiera que plagee o copie alguno de estos se aferrará a las consecuencias por parte de la administración.

Linda excursion escolar. ¡Sarcasmo! [Brand ~ Sofia]

Ir abajo

Linda excursion escolar. ¡Sarcasmo! [Brand ~ Sofia]

Mensaje por Antonella Grace el Mar Ago 10, 2010 2:39 am

"L'art est la vie universelle. Paris est la ville d'art et de romance, bien sûr. Ce qui nous amène à? L'art de Paris est le plus passionné jamais à trouver." - Dicto el profesor con todo el orgullo de que su acento de Versalles fuera claramente distinguido por todos. Me suponía que para los vampiros era un orgullo poder demostrar cuanto tiempo habían tenido para mejorarlo y hacer que sonara exquisitamente elegante. - "Comme vous êtes et ce que vous, devrait être en mesure d'apprécier. Et c'est ce que fera, au musée." - acabo sonriente.

Fruncí el ceño sin acabar de entenderlo. Además, ¿Porque rayos teníamos que ver historia cuando los alumnos eran historia?
Ironías, sarcasmos, esta gente me parecía completamente retorcida. Yo no había terminado de entender que había dicho hasta que coloco en la pizarra que debíamos efectuar visitas al dichoso museo de Louvre, tanto los del primero como los del segundo nivel. Una chica iba a protestar pero gracias al cielo el timbre sonó, salvándome de un posible suicidio.
Antes de poder salir como animales a la libertad inexistente del domicilio nos dieron folletos, cosa que tardo otros cinco minutos más.

Suspire mientras lo recordaba tres días después. Tenía que desperdiciar la tarde de un hermoso lunes yendo hasta el lugar del 'arte vital Parisino', y como único consuelo era que no iba sola. Otros cuantos de la clase éramos obligados a ir también. No nos pidieron más que discreción y llevar la chaqueta que tenía la insignia de la escuela.
Me presente al igual que los demás - todos para mi sorpresa vampiros - cerca de las seis de la tarde. Justo cuando el sol había bajado por completo. Éramos solo cinco al final e íbamos de diferentes maneras.
Menudos derrochadores, opine conectándome los audífonos. El paseo fue callado y aburrido. Nadie charlaba. Nadie si quiera respiraba.
El único humano era quien conducía, pero para mi suerte el olor a cerveza que emanaba del era demasiado nauseabundo como para si quiera pensar en sangre.

Observe por la ventana las calles secas y medio desoladas. Un par de personas en cada esquina volviendo a casa algo cansados y maldiciendo no poder disfrutar dado el día que hacia. Un aburridísimo lunes. Llegamos y el silencio se rompió por las indicaciones del tutor, y obligada prácticamente apague el Ipod.

- "Aucune tentation. Aucun dommage. Droit?" - murmuro para mi molestia y un par guardias nos dejaron pasar sin mucho jaleo al ver las dichosas insignias.
Para mi sorpresa por la hora el museo debía estar cerrado, mas por la excepción de la delicadeza a la luz del sol, me apostaba a que podríamos quedarnos allí un buen rato. Lo que hacían un par de buenas conexiones.

Aquí lugar era inmensamente hermoso, inmensamente grande. De una manera que dejaba a la Torre Eiffel básicamente en ridículo con la fuerza y energía que manaba de aquel antiguo palacio. Y entonces empecé a preguntarme cuando pasaría algo extraño. Nos dejaron ir por ahí sin mas que advertimos que estábamos siendo vigilados y yo me dedique a salir afuera. Wikipedia podía darme un buen resumen que necesitaba para la tarea y listo.
Antes de poder huir y librarme de todo aquello sonó la alarma por un instante y la oscuridad lo invadió todo. De momento no me asuste, pero entonces caí en cuenta delo callado que estaba todo. Volví hacia donde los estudiantes prácticamente a tientas, guiándome solo por la buena visión hasta toparme con un molesto y sorprendido tutor que exponía sus colmillos.

Aun cuando no captaba que estaba sucediendo, hubo un extraño sonido seguido por el resonar de pasos firmes y fuertes contra el piso recién pulido. Vi a los demás con una pregunta marcada en mis facciones y sacudí la cabeza dando un par de pasos hacia lo que suponía era una salida.

Capte solo por un momento el patinar de las llantas de un auto. Al estilo película de persecución este había acelerado demasiado y ahora trataba de frenar, posiblemente en el espacio frente al museo. Unos veinte segundos más tarde el patinar de las llantas de otro auto dejo paso a un ruido sordo. Uno que solo se producía al chocar dos piezas de metal. Me adelante un par de pasos dado que silencio cayo casi sepulcral y entonces lo sentí, al igual que los otros vampiros.

El efluvio de sangre fresca corriendo se hizo omnipresente y sin luchar mucho contra mis instintos corrí a la salida, ocupada en mi afán sin preocuparme en que harían los demás. Solo era demasiado como para no prestar atención.

avatar
Antonella Grace

Mensajes : 203
Fecha de inscripción : 07/08/2010

Ver perfil de usuario http://dangerousmistakes.forumotion.com/forum.htm

Volver arriba Ir abajo

Re: Linda excursion escolar. ¡Sarcasmo! [Brand ~ Sofia]

Mensaje por Brand Selwyn el Mar Ago 10, 2010 3:38 am

¡El colegio! Sí, ese mismo lugar maravilloso donde había sido enviado por parte del vampiro Godric al ser convertido en la criatura que era, un dios de ojos azules y colmillos con super fuerza y habilidades para masacrar toda París si quisiera. Juro que realmente cuando ví el papel que me dejó mi vampiro creador, jamás pensé que el lugar donde sería enviado iba a ser una asquerosa escuela de mala muerte super pagada donde tendría que pasar muchos años de mi vida aprendiendo a ser vampiro.

Ser vampiro...hmmm algo interesante, algo que a muchos humanos les solucionaba todos sus problemas de por vida, pero que al mismo tiempo daba otros problemas algo más geniales, pero que sin embargo podían ser problemas. Que con un poco de paciencia, tolerancia y buena cara al mal momento podrían resolverse sin ningún problema. La cosa con los vampiros era que cuando te convertías en uno, tendrías que concentrar toda tu estúpida y cambiada vida en pasar encerrado en las cuatro paredes de una escuela que además era el secreto mejor guardado del mundo.

Para un vampiro adolescente y rebelde como yo ir a la escuela era la porquería más grande del mundo, sobretodo cuando no te estaban enseñando nada de utilidad verdadera como las hipnotizaciones que estabamos aprendiendo la semana pasada y que se me daban tan bien. En cambio ahora tendría que venir ahora a este museo del demonio que realmente nunca me interesó y hacer un proyecto.

Lo único bueno y lo que más me exaltaba de la ocasión de venir al museo del louvre era que aquí habían muchos adinerados millonarios y personas de bien que el día de mañana podría sacarles la sangre y luego hacerlos aparecer como el muerto del día en los periodicos locales sin que jamás pensaran en que nosotros los vampiros estabamos asentados aquí y que nos los beberíamos.

La idea me emocionaba tanto que me costaba un poco mantener mis colmillos guardados, por fín bebería a mi primer humano decente y no sangre de las mujeres rancias que se utilizaban para servir los almuerzos de la escuela. Ya lo tenía todo planeado, diría que tendría que ir al baño ya que de todos modos deberíamos aparentar ser humanos para los otros turistas y luego esperaría a algún desafortunado en la entrada que no le diera tiempo de pensar en el peor lugar en el peor momento siquiera.

A penas me viera el o ella caerían profundos bajo mi hechizo hipnotico, sus ojos quedarían atrapados en un hueco profundo del cual no podrian salir si yo no quería, los haría olvidar todas sus necesidades y les implantaría otros recuerdos que nada tendrían que ver con su vida. Les conseguiría algo que los relajara y los hiciera sentir más confiados aún y cuando estuvieramos tan confiados para que nadie nos viera le clavaría mis colmillos en su yugular para beberme su delicioso y prestigioso sobretodo muy bien pagado liquido vital.

Es más, podría coger la jeringa que traía y guardala en los pequeños contenedores de sangre que siempre tenía por si necesitaba un poco más de energía y la llevaría a la escuela. Ya podría ver la cara de los muchachos del tercer nivel cuando les pusiera a oler los pequeños contenedores de sangre, se que sus colmillos muy bien entrenados no podrían evitar salir en ese momento y me pagarían hasta un ojo humano o un corazón viviente por que les diera así fuera unas pocas gotas de este tipo de sangre.

Seguí las filas muy bien formadas de los vampiros de distintos niveles sin prestarle mucha atención a la palabrería francesa que el tipo idiota de enfrente que no me colaboraba en nada decía. Yo solo me pasaba la mano por mis rubios cabellos y observaba a cada uno de los humanos y vampiros que estaban en el lugar. Determinando en los humanos su jugosidad y sabor y en los vampiros si acaso se daban cuenta de lo que yo tenía planeado para los humanos del museo.

Una vez que llegamos al Louvre, le pregunté al oido del profesor si podía ir al baño, éste me escrutinó el rostro buscando algún tipo de señal la cual yo no lograba interpretar pero que aún así el buscaba. Una vez que me dejó ir y una vez que estuve lejos de todo ser viviente con habilidades visuales que pudiese atestiguar en un futuro cercano y/o lejano que había visto a un ser con apariencia humana desaparecer en un santiamén. Tomé un vuelo rápido por todo el louvre examinando a todos y cada uno de los visitantes del local.

Luego de que pude identificar todo el lugar, bajé al lugar donde estaban los controles y moduladores de la electricidad, ahí noquee a los guardias de un solo tiro, estaban tan asquerosos que nisiquiera pensé en bebermelos, llenos de ese olor a cerveza a nadie le gustarían y no me satisfacerían ni servirían para el negocio.

Esto si que sería algo grande, apagar todas las luces de museo más famoso del mundo donde se guardaban pinturas que pagarían lo que muchas personas no alcanzarían a ganar en todos sus años de trabajo vida y esfuerzo y que aún así sobraría el dinero. Sonreí en la oscuridad cuando todo quedó a oscuras, y luego volví a desaparecer a velocidad vampirica para noquear al resto de los guardias que podrían llamar a las alertas.

Primero, me dirigí a donde estaban los guardias del interior, los que custodiaban las pinturas más caras y los acabé uno a uno, con un solo golpe todos cayeron privados al piso, no volverían a despertar dentro de un buen rato y tampoco es que fueran a recordar nada ya que los vampiros con nuestra super capacidad hipnotica podríamos desaparecer estos pequeñines detalles de la mente de los más incredulos para que siguieran siendo eso, incredulos que nunca pensarían que en la seguridad blindada del Louvre podrían hacerles daño.

Luego fuí por los de afuera y no me costó más nada, cuando ya no estuve cerca de sus rechonchos olores a cerveza, y algunos hasta drogas cerca de mi me sentí muy bien y busqué a los miembros más adinerados de todo el museo, el problema es que estos se habían largado en un auto y no podría perseguirlos a como iban sin levantar sospechas dentro de todos los guarda espaldas que tenían. Por eso los dejé.

Cuando me devolví buscando a los segundos mejores en rango, encontré que el hijo adolescente del tipo que se había largado en el auto. Me dí cuenta de que en toda la oscuridad el intentaba robarse una de las pinturas pequeñas de las que habían en la habitación. Sonreí. Realmente no comprendería porque los humanos tenían estos excentricos tabúes.

Ladrón que roba a ladrón tiene cien años de perdón, así que yo podría robarle su sangre y sería perdonado durante los próximos cien años por todo lo que yo posiblemente haría ya que el también era un ladrón que intentaba robar un cuadro de los más baratos de los que habían en el louvre, de todas maneras una pequeña pintura o el más barato marco de los que habían ahí valdría un ojo de la cara muy bien pagado así que su delito no era cualquier cosa pequeña. Es más, como eran los vampiros tal vez ellos hasta me nombrarían como heroe por rescatar un cuadro de un humano ladrón que podría tener una historia oculta que muchos de las personas con colmillos sabrían y admirarían.

Me le acerqué al humano y le sonreí, mágicamente cayó en la fuerza de mi poder, lo cargué para aligerar el paso en la oscuridad y terminó desmayandose cuando sintió la esencia del peligro tan cerca de él, por la manera en que sobrevolabamos el lugar. El problema de esto y lo que en el mayor problema me metía además de ser lo que más me preocupaba era que me había detenido al escuchar un fuerte ruido de carro que patinaba por la calle como en las peliculas de acción.

Normalmente, yo no le hubiese prestado atención, pero el auto casualmente se enterró en la pared de enfrente a la que yo estaba, miré adentro y el conductor estaba ensangrentado pero no tenía nada arrancado de su cuerpo, era el padre del muchacho al que yo estaba cargando. Escuché además los pasos de los guardias de refuerzo que habían venido al no obtener respuesta de los otros a los que había noqueado corriendo a gran velocidad, me había metido en la grande y no sabría como liberarme de esta. El secreto mejor guardado del mundo estaba a punto de ser revelado en cuanto vieran mis colmillos. Dejé al muchacho en el piso y rogué al cielo encontrar una salida por la que pudiera escapar. Aunque en estos momentos lo que menos se veía era un lugar por donde escapar.
avatar
Brand Selwyn

Mensajes : 89
Fecha de inscripción : 01/08/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Linda excursion escolar. ¡Sarcasmo! [Brand ~ Sofia]

Mensaje por Sofía Molyneux el Mar Ago 10, 2010 5:11 am

Seria un dia eterno...o por lo menos eso daba a notar con el itinerario de mi dia escolar, odiaba tener que continuar con las clases, ya tenia lo suficiente, tenia muchos años sobre esta tierra y otros tantos en esta escuela, impartia clases a los niveles inferiores cuando el prefecto me lo pedia, nunc protestaba y seguia al pie de la letras cada orden o favor que me pedian...

Era toda una maestra en lo Fisico y el engaño, tenia honores en cada uno de los ambitos requerido para ser parte de la gran guardia de vampiros y aun asi, me tenian un tiempo mas como una alumna casi normal, para que puliera mas aun mis habilidades...la pregunta era ¿ese seria el trote que llevaria por la eternidad?

No queria responderme a mi misma esa pregunta, solo esperaba que por lo menos dejara ser una alumna y asi poder destacarme mas en otro ambitos, aunque ya los tenia claro, el prefecto, Maestro vampiro, no consideraba que estaba lista en ser estratega en las batallas...lo respetaba demasiado como para llevarle la contraria...pero aun asi... tenia mis ganas de ser pronto una pieza clave del consejo.

Y continuando con el tema del itinerario del dia...adivinen! Un paseo al museo! Valga la redundancia, pero es que ya me conocia ese sitio al derecho y al reves, me sabai de memoria los nombres y el orden de cada obra de arte que tenian en ese lugar, pasadillos, rincones, baños...todo!, y aun asi, debia aguantarme el paseo y luego un proyecto de artes sobre Francia...increible!.

El viaje hacia el Louvre fue normal, nada nuevo para mi, no preste atencion a los demas vampiros, como ya tenia marcado era muy poco social con los demas, siempre estaba en mi sitio y con mis cosas, es decir, mi mundo, no solo el mundo de una mujer normal, no, en mi estaba el estudio, el aprender, el tener que adquirir mas y mas entendimiento sobre mi entorno y mi hobby favorito era filosofar acerca de la vida...pero...mis corrientes cambiaban segun mis estado de animo, esta vez era una Positvista, porque queria y deseaba que esto acabase pronto.

Me acompañaban un pequeño bolso muy fino, en el mi telefono celular, cosas de mujeres y algo de sangre en bolsitas, no me interesaba alimentarme de ningun humano tonto...Antes de bajarme del auto mire una vez mas mi reflejo en en el espejo y sonrei fingiendo ser una sonrisa placentera, Suspire y camine hacia la gran entrada del museo mirando no mas halla de lo que me interesaba...

Los celadores hecharon una ajeada a todas, ¡asqueroso!, sus rostros daban expresiones de morbo, me causa gracia y lastima verlos ilusionarse con el alumnado. Mi vestimenta no era el uniforme que se solia usar...no. ya tenia la ventaja de usar ropa particular, la cual siempre escogia demasiado bien por cada ocasion.

Mi funcion, era algo asi como una ayudante del maestro Lombardi, una vampiro de apariencia menuda y valla que si era un gran guerrero, solo lo vi en accion dos veces y ambas me dejo perpleja, como el no habian mas combatientes...pero como no todo es perfecto, el anciano tenia sus defectos, era algo hablador, si, de esos que hablan y hablan durante horas hasta casi matarte de aburrimiento...lo apreciaba pero me desgastaba sus conversaciones en dias como hoy...

Fui a la par de su paso sin prestarle mucha atencion, solo asenti cuando era debido e hice aportes a sus respuesta con frases como "Bien sûr", "vous avez raison", "n'a pas tort"....sonrei un par de veces sin mostrar la dentadura...un alumno se acerco y pidio permiso para ir al baño...no preste mucha atención...mire unos cuadros y cuando volví la vista el chico ya no estaba alli.

Me despreocupe, mi labor no era ser chaperona de nadie, solo ayudar en la parte historica del paseo, suspire de nuevo y mire hacia el suelo, saque una bolsita de sangre humildemente disfrazada como un refresco de frutas, rei un poco y segui caminando normal...
Tome un pequeño receso y me desvie del paseo normal, utilize mis encantos con los guardias para pasar a otras zonas restringidas, que lo estaban asi por visitas de las tan famosas familias pudientes de la ciudad de Paris...los Fiore...no eran nada, solo humanos estupidos, bufee un poco y continue con mi paseo extracurricular.

Se escucharon unos golpes y luego caidas en el suelo, me intereso saber que era y a quien me encontre...al joven rubio de hace un rato, se estaba dando su porpio tour por el Louvre... y no era nada amable con los demas, lo segui muy de cerca sin dejar en vista mi presencia...buscaba algo, pero no sabia que era en general, todo se aclaro cuando idiotizo al hijo menos de los Fiore, no recordaba su nombre y tampoco me importaba saberlo, saci senti ese dulce nectar de sangre, todo un manjar que se bombeaba en el cuerpo del pequeño humano...se me hizo agua la boca y ni hablar de mis colmillos...se querian salir de su sitio indicado...

¡Calmate!, me dije a mi misma, se racional, observa de cerca, la cosa podria ponerse interesante, no dije nada y al contrario lo continue siguiendo, cada vez estabamos mas lejos de los demas, estabamos en la parte norte, donde casi nadie visitaba, afuera estaba la curva hacia la calle principal...

De la nada un sonido espelusnante de neumaticos chirrio afuesra y se acerco a la pared con mcuha fuerza provocando el colapso de la pared norte, el aroma a sangre inundo el sitio, mis colmillos se revelaron era el tan petulante señor Fiore, su aroma era un deleite para mis fosas nasales, a lo lejos el sonido de los guardias acercarse me olbligo a dejar de mi paladar seco, venian a toda prisa y el rubio estaba paralizado con el joven Fiore entre sus brazos.

Se formaria todo un lio en caso de que lo vieran o que estuviera minimamente implicado en el accidente...


-Merde!-

Dije con mucha ira, tenia que sacarlo de allí, no solo el corria peligro o el grupo que estaba en el paseo del proyecto, toda la escuela se encontraba en serio peligro, si el secreto se llegaba a saber, todos moririamos y a manos de la propia guardia.
Me vi obligada a pararme a su lado en milesimas de segundo, arrastrandolo del codo.


-Sigueme!-

Dije entre dientes para no hacer mas ruido del ya hecho por el propio accidente, cerca de eso habia un surco de tuberias, que daban a la sala de restauracion del ala este del Louvre, teniamos que escapar y ahora, no sabia sus habilidades pero no me quedaria a preguntarle si era bueno en fisica para correr.

En un abrir y cerrar de ojos ya estabamos de camino hacia los tubos, estaba oscuro para un ojo normal, para ambos estaba apenas, la velocidad nos tenia que favorecer en ese preciso momento, los sonidos ya estaban mas lejos y por el olor toda la excursion estaba en el lugar del accidente, senti la rabia del Maestro, presentia que alguien tenia que ver con aquello. mas razones para correr sofia! me dije a mi misma, no me arriesgaria a perder la asquerosa escuela en donde me sentia bien, por muy mala o rutinaria que fuera, no la odiaba para querer que se acabara.

Ya casi llegabamos y ya estaba planeando mentalmente que excusa decirle al maestro, si, tenia todo claramente craneado, no habia forma de ser culpada por nada, ahora mi preocupacion era decirle al vampiro que nos pusieramos de acuerdo al momento de hablar narra que el se habia distraido yo lo habia encontrado por hay, mirando y enseñandole algunos cuadros especiales, si, nada podria salir mal.
avatar
Sofía Molyneux

Mensajes : 195
Fecha de inscripción : 07/08/2010
Edad : 25
Localización : Paris, Francia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Linda excursion escolar. ¡Sarcasmo! [Brand ~ Sofia]

Mensaje por Antonella Grace el Miér Ago 11, 2010 7:01 pm

Odiaba esta transición de humana a vampira. Se suponía que tenia de ambas partes en mi genética, no que mi cuerpo y la naturaliza pudieran decidir cuando era cada cosa. Aquello me molesto y me tome un momento para descansar contra la columna. Trate de vislumbrar algo en aquella oscuridad y vi entonces uno de los cuadros en el piso, pero pese a ello no había sangre ni nada por el estilo.

¿Un robo? ¿De eso se trataba? Como si aquellas reliquias realmente pudieran ser bien escondidas. Como si ya alguien no las había robado y vuelvo a reemplazar. Me supuse que las cámaras de vigilancia estarían desactivadas puesto que conociendo la paranoia francés estas conseguían funcionar de otra manera sin hacer falta electricidad, entonces me lo pregunte sinceramente, dejando a atrás cualquier tipo de instinto animal que tanto odiaba. ¡Vamos céntrate! Me grite a mi misma y di unos cuantos pasos entre las cámaras y pasillos donde hayan las obras mas valiosas según los humanos.
A mi gusto no eran más que cosas añejadas con el tiempo que en su momento no fueron bien apreciadas. Me apostaba lo que fuera a que solo tenia valor única y exclusivamente porque esa gente pudo hacer historia y lograr que su nombre fuera recordado por un buen tiempo. Porque todos admiraban lo que era antiguo. No realmente porque les gustaran.

Imbéciles aquellos que habían intentado hacer el robo. ¿Nunca podían pensarse un buen plan? Algo menos… Estúpido como para no llamar la atención y mucho menos ser vigilado por toda la policía internacional. No los grandes robos tenían que llamar la atención. Ladrones imbéciles. Pecados estúpidos. Dinero de porquería.

Por poco y tosí al ver un par de lo que me supuse serian la gran seguridad que tenia el museo mas importante de todo el mundo. Noqueados y tumbados, casi como si se hubiesen emborrachado y drogado celebrando que su vida era patética y su vida mediocre en vez de estar haciendo su trabajo.

¡Hazlo rápido! Me recordé. En un segundo estuve entonces sobre el más cercano. Me quite los zapatos para hacer menos ruido y me asegure de que no fueran encontrados en un buen tiempo dejándolos en uno de los casilleros donde los guardias de turno solían guardar sus cosas en supuesta ‘área restringida’.

Probé su pulso de uno y supe que no estaban borrachos completamente, más bien alguien les había hecho esto. ¡Alguien tan tonto que ni si quiera pudo herirlos! No faltaba más que los demás estuvieran así. ¿Se creía que un golpecito ya podrían lograrlo? ¡Solo restaban tiempo a su huida!

¿Pero quienes podrían tener tanta fuerza en el caso que confiaran en solo golpes?
¿Podía tratarse de los otros vampiros que también habían venido? Si. Posiblemente. La mayoría no tenia familia y los que habían nacido en cuna de oro habían muerto para su familia lo que les dejaba sin una buena fuente. ¿Pero de todas las opciones porque robar el museo justo cuando lo visitábamos? Eso no tenia sentido.

Uno de los guardias hizo estibo de moverse y me cogió la pierna mientras estaba aun arrodillada frente a aun. Le aseste un buen golpe en la clavícula mientras mi mente iba a mil por hora. Subí la mirada, mas allá vi figuras moviéndose aunque no podía juzgar desde donde estaba si se trataba de una instalación, o bien visiones causadas por el hambre que me atacaba. Me levante lentamente, estremecida por el frio que pasaba atreves de mis pies ahora desnudos camine de puntillas hasta la otra sala y note como visores estaban tumbados en el suelo.

¿Qué eran aquellas cosas? Me adelante, haciendo uso de mi parte más vampírica para apresurarme y examine las gafas en cuestión. Eran del tipo de visores que solían usarse para juzgar los diamantes y posiblemente también la autenticidad de tales obras. ¿Qué como lo sabia? Mi padrastro había sido banquero y me había revelado su secreto.

Pero eso era lo de menos ahora. Fui hasta el corredor de conectaba los demás pasillos. Sorprendida de la lentitud con la que pasaban todos los sucesos. Siempre había creído que cuando viviese algo así no podría si quiera recodarlo, más ahora ahí estaba pensando en que demonios eran. Si la mayoría de los vampiros venían de familias ricas lo mas lógico fuese que de alguna u otra manera hubiesen invertido su capital y así poder costearse trajes como el que había visto a la vampira ‘elegante’ que también había venido.

¿Por qué un vampiro tendría entonces que hacer esto? Los labios me molestaban ahora. Estaba cada vez más cerca del accidente, de la sangre también. Tenía aquellas piezas que destruían toda mi humanidad expuesta dándome la respuesta en bandeja de planta. ¿Ellos querían su sangre porque eran incapaces de alimentarse de alguien clase baja? Si. Eso tenía mas sentido, entonces acabe por aceptarlo.

¡Malditos cobardes! Grite ya fuera de mi misma. Probablemente ya habrían escapado todos ellos con su condenado sentido de supervivencia. Más yo por otra parte tenía mis ideas claras. Dude por un segundo. No las tenia, si alguien me veía estaría jodida puesto que mis colmillos no se iban a esconder por nada que no fuera rojo y provocativo. ¿Entonces tenia que hacer que todos volvieran aquí y echarles la culpa? ¡NO! Yo no era de ese tipo de chica, pero seguía mostrándome indecisa.

No había pasado ya mucho tiempo aun, sin embargo me apostaba lo que fuera a que todavía no habían conseguido avisar a las autoridades.
Corrí tan rápido como pude llamada por la sangre derramándose a borbotones dando paso aun muerte dolorosa para toparme con otros guardias despiertos y corriendo. El tutor estaba medio escondido en las sombras y logre escuchar el siseo de una voz de una mujer vampira. ¡Malditos seguían por allí! ¿Si tan valientes se creían porque no luchaban? Hacer que un verdadero accidente pasara para cubrir las pistas no era tan difícil. Pero sola no podía.

La furia lleno mi interior pero las ganas de ir a por el tipo ensangrentado eran demasiadas. Mire al profesor de nuevo que parecía estar hablando por un móvil y bufe volviéndome a mi escondite. Con mis uñas rasguñe tan fuerte como pude al guardia que recién pasaba por mi lado antes de que pudiera verme y me puse contra la pared, rezando porque la oscuridad fuera suficiente.
Esté un minuto después se desplomo por la sangre que estaba perdiendo pero habían otros dos viniendo hacia a mi. ¡Y yo aun con los colmillos! Me concentre tanto como pude entonces.

¡Furia! Necesitaba mucha rabia para que mi poder saliera por si solo. Sorprendentemente esta me invadió y la sed contrarrestaba. Aun así todavía necesitaba una fuente de agua, pero la energía que estaba usando para moverme rápido no me permitían concentrarme. Cuando ya les tenía encima a lo lejos pude percibir el gemido de otros guardas levantándose. ¿¡Donde se había metido todo el mundo!? ¡Y con ‘mundo’ me refería a donde estaban los vampiros! Cobardes repetí de nuevo, esta vez en italiano.

- ¡Haber donde se esconden esta vez! - aullé con toda la furia.
Me puse a pensar fríamente, ellos me estaban apuntando, creyendo que todo esto era culpa mía, por no hablar del pánico que manaba de ellos. Las catacumbas vieron a mi mente entonces. Francia tenia conexiones con ellas por todo París por la simple razón de que su piso era demasiado húmedo como para... ¡Olvida la lógica coño! Sacudí la cabeza y pensé en la humedad cercana. En las tuberías invisibles del piso y de los miles de canales en la profundidad.

Un tubo a mi derecha se rompió y el agua empezó a salir a borbotones por todas partes. Salte y gracias al cielo alcance el pedazo ya oxidado que había roto. Aseste en la pierna a uno y con toda la fuerza que me quedaba le di al otro cerca del brazo. Sintiéndome sucia y como una completa asesina en serie empecé a gritar presa del pánico para hacerles saber a esos imbéciles que si querían echarme la culpa estaban completamente equivocados.

El tutor se había marchado y las luces de emergencia empezaban a funcionar. Lagrimas salieron de mis ojos entonces y fui hasta uno de los guardias. El más joven. El mas exquisito también. No importaba si su sangre fuera real o de un simple pobretón. El caso era que sabia que cuando decía si a mis instintos la fuerza regresaba a mi y eso era lo que mas necesitaba.

Teniendo el corte como vía de por medio no tuve que perforar si no que tragarme la parte humana de mi orgullo y dar do largos tragos de sangre. Cuando me levante, culpa de la falta de práctica posiblemente, la herida estaba tres veces más grande y mi ropa estaba manchada.

Cinco minutos antes de que una señal GPS avisara de lo que había sucedido. Solo cinco minutos para huir o joderme. Para mi suerte mis colmillos al parecer respondieron y me permitieron acercarme al tipo con la poca serenidad que me quedaba.

Había vidrios rotos y fugas de aire por todas partes cerca del auto. Solo al parecer iba el tipo. Entonces repare de nuevo en aquel instante, en los sonidos que había escuchado.
¡¿Y el otro auto que había chocado?! Asomándome fuera de una manera poco prudente me corte al estar descalza, pero eso ahora lo de menos. Necesitaba darle lógica a la situación. Y tras escrutar un poco más a fondo logre verlo, pero peor aun ellos me veían a mi. Mas agua salió disparada cerca y arrugue la nariz.

Tenía que haber algo de los vampiros. Ahora era yo la que tenía que huir. ¡Al este! Gritaron mis sentidos y fui disparada hacia allí. Al lado contrario ocurrido al accidente y entre en un sala llena de piezas con cobertores y mucha menos iluminación. Más allá vi la salida y una abertura en el piso. Pasos detrás de mí me revelaron que estaban viniendo. Ellos me habían visto y mis colmillos volvían a lucir. Y entonces caí contra una pared producto del cansancio que hacer que el agua minara todo.

avatar
Antonella Grace

Mensajes : 203
Fecha de inscripción : 07/08/2010

Ver perfil de usuario http://dangerousmistakes.forumotion.com/forum.htm

Volver arriba Ir abajo

Re: Linda excursion escolar. ¡Sarcasmo! [Brand ~ Sofia]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.