Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» limpiando el salon [libre]
Lun Abr 04, 2011 2:53 am por Charles Baudelaire

» Registro de dones
Lun Ene 10, 2011 9:11 pm por Leopoldo Zachs

» Matricula de la escuela
Lun Ene 10, 2011 9:06 pm por Leopoldo Zachs

» Registro de PB [ROSTROS]
Lun Ene 10, 2011 8:57 pm por Leopoldo Zachs

» o la luna tan bella como una muñeca de porcelana [libre]
Sáb Dic 18, 2010 5:58 pm por Annalisse Deverauz

» de compras [libre]
Sáb Dic 18, 2010 4:39 pm por anabell coen

» Opina sobre el avatar de arriba!
Lun Dic 13, 2010 2:36 am por anabell coen

» Escribiendo [libre]
Miér Dic 08, 2010 2:15 am por anabell coen

» ¿Es posible un pje que sea hijo de vampiro y hechicera?
Sáb Dic 04, 2010 1:08 am por Astrid Lennox

» Recorriendo [Dave + Libre]
Vie Dic 03, 2010 5:57 am por anabell coen

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 20 el Sáb Ago 07, 2010 1:39 am.

Copyright; El foro se reserva en completo el diseño, historias e imagenes presentados en el foro Écolè La Sang.

Cualquiera que plagee o copie alguno de estos se aferrará a las consecuencias por parte de la administración.

¿La voz del Alfa? Y un cuerno-. [Dagna]

Ir abajo

¿La voz del Alfa? Y un cuerno-. [Dagna]

Mensaje por Richard Collinwood el Mar Ago 10, 2010 11:47 pm

Cerré con un portazo fuerte la puerta de entrada la casa que estábamos ocupando Dagna y yo, los habitantes de ella no estaban, se habían ido de vacaciones. Yo estaba un poco furioso, y no quería entrar en fase. Esperaba no haber roto la puerta, sabía que cuando un humano volvía de sus vacaciones, y veía que estaba rota la puerta, probablemente llamaría a la Poli, y si llegaba un vampiro de metiche, tendríamos suerte, sabrían donde nos estábamos situando. Acababa de pelear con Dagna, nos habíamos gritado bastante, yo le había insistido, que venían los vampiros a por mí, y que se debería quedar quieta, en casa, hasta que se fueran de las inmediaciones y yo volviera. Pero no, la chica era un espíritu libre, y quería acompañarme, ayudarme, estar con su Alfa. Finalmente, había subido las escaleras, y yo me había ido, furioso.

Caminé por la ciudad que me encontraba, con calles de piedras adoquinadas, poco a poco se iba calmando mi enojo, sabía que para cuando tuviera que volver a hablar con Dagna, estaría furiosa, como poco, sentida, ¿en qué estaba pensando? Probablemente, me estamparía contra una pared antes de que pudiera darle una disculpa. No pasaba mucho tiempo sin una pelea de estas, ella no tenía ningún pensamiento sobre su seguridad, y le gustaba hacer lo que ella quería, y sabía que yo la sacaba de quicio, muy a menudo. Iba a medio camino de las afueras de la ciudad, miré al cielo, habían nubes, que dejaban desquicios de sol, en diferentes puntos de cuidad.

Era divertido poder caminar por Suiza, donde no había tanto peligro, donde los vampiros no me buscaban, tanto. Donde podía salir al mercado de la esquina, sin esperar que un vampiro me saltara al cuello a la vuelta de la cuadra. De un momento a otro, un rayo de Sol me iluminó, me llegó directo a la espalda, y sonreí. No había comparación con ninguna otra sensación, era una de las más deliciosas, qué pena que los fríos no pudieran, a menos que desearan vivir. Me detuve y recibí toda la luz solar que pude, para llenarme de energía. Como cambiábamos rápido de humor los lycanes, recordaba que hace una media hora había estado a punto de entrar en fase, y destrozar y convertir a media población.

Pasé por al frente de una tienda de televisión, mostraban una película recién estrenada de una rebelión de licántropos, contra los vampiros opresores. Reí con disimulo, las cosas no habían partido así, eso era prácticamente lo único que sabía de nuestra raza. Si bien se parecía a la situación actual, esperaba que no terminara siendo así. Sabía que lycanes esperaban que su compañero más antiguo, con más experiencia se alzara en armas, pare terminar con la opresión vampírica. Pero tenía bastante claro, que mientras no me mataran, ni me capturaran, ni desapareciera, no daría la orden de atacar, ni cazar vampiros por la zona. ¿Podrían creernos en un blanco fácil? Podían, pero la única acción bélica que daría, sería defender a sus manadas, defender su territorio.

Sentí que alguien me seguía, pero no di cuenta a eso, simplemente seguí caminando, y llegué a las afueras de la ciudad. Miré hacia todos lados, esperando ver a algún humano, algún guarda forestal, pero no divisé a nadie. Entré en fase, haciendo picadillos la ropa que llevaba, ya robaría de alguna tienda una ropa nueva, para poder caminar por América. No comencé a correr, pero partí caminando, buscando algún efluvio de vampiro, lo que sea, pero no encontré nada. Ahora sí partí corriendo, lo más rápidamente que pude, hasta que supe que a la vista de un humano, verían un borrón difuso moviéndose rápidamente.

Después de unos minutos corriendo por campo abierto, vi a los Alpes Valesanos, alzándose ante todo, y me detuve a contemplarlos. En ese momento escuché pisadas, pisadas fuertes detrás de mí, a unos 5 kilometros. Busqué en mi mente, y supe al ver la mente de Dagna, que ella me seguía, y que yo no había notado que había entrado en fase. Aullé de rabia, subí un tramo de Alpes, para ver mejor, y visualicé el camino recorrido, la vi. Un lobo enorme color marrón y de patas blancas avanzaba a toda velocidad hacia mí. -¡Dagna!- Pensé con fuerza. Esperaría mejor a que llegara, para imponerme como alfa, y esperaría que esta vez me hiciera caso. Bufé y me senté en mis cuartos traseros.

avatar
Richard Collinwood

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 06/08/2010
Localización : Escondido.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿La voz del Alfa? Y un cuerno-. [Dagna]

Mensaje por Dagna Höhner el Miér Ago 11, 2010 12:13 am

-¡Pero será imbécil, estúpido, creído y arrogante el muy idiota! ¡Decirme que me quede en casa! ¿Pero que se cree que soy? ¿Una esposa sumisa o su hija obediente? ¡Se tiene demasiado creído eso de ser el maldito Alfa de las narices! -No podía dejar de gritar todo lo que se me pasaba por la mente. ¿Cómo Richard capaz de creer que podría encerrarme en una casa mientras él se iba por ahí a huir de los vampiros? ¡Y esa era otra! Si tanto miedo tenía de los chupasangre ¿por qué me dejaba sola cuando sabía perfectamente que podrían rastrear mi olor?

Había intentado razonar con él, exponer mis razones de por qué era más seguro que le acompañase. Pero noooo, el señorito no escuchaba. Y cuando se ponía en plan "aquí mando yo porque soy el alfa" es que me sacaba de mis casillas.

-¡Y si te crees que vas a dejarme sola estás muy... -Abrí la ventana del dormitorio del piso superior cuando escuché cerrarse de un fuerte golpe la puerta principal, pero no me dio tiempo a terminar la frase. "Equivocado" terminé de decir mentalmente mientras agarraba el marco de la ventana con furia al verle alejarse calle abajo. Tuve que hacer un gran esfuerzo para soltar la ventana y no romperla.

-A no, tú de aquí no te marchas sin escucharme... -Mascullé entre dientes mientras bajaba las escaleras saltando los escalones de cuatro en cuatro. Salí de la casa y tomé la dirección por donde había visto a Richard irse.

Un poco más adelante lo vi. Andando despreocupadamente por la calle aun con forma humana. “Míralo… Hace un momento parecía capaz de arrancarme la cabeza y ahora solo le falta mover la cola…” Notó mi presencia pero me escondí a tiempo. ¿Se había puesto tonto? Pues ahora sería yo la que jugase.

Entonces vi que entraba en fase. Conociéndolo como lo conocía sabía que pronto echaría a correr. “Mierda, me gustaba esta camiseta…” Pensé antes de entrar en fase yo también y destrozar mis vaqueros y mi camiseta azul.

En cuestión de segundo Richard comenzó a correr y yo tras él. Pasaron unos largos minutos hasta que oí un largo aullido de rabia. No pude evitar sonreír mentalmente. Por lo visto no se había dado cuenta hasta ahora de que lo seguía.

Cuando llegué hasta él me esperaba sentado. Me senté frente a él y adopté una actitud falsamente sumisa, con el hocico inclinado hacia delante. Pero al alzar la mirada él pudo leer en mis ojos que aun estaba enfadada. “¿Qué?” Pensé con fuerza yo también, en un tono que rozaba la insolencia.


Última edición por Dagna Höhner el Miér Ago 11, 2010 12:37 pm, editado 1 vez
avatar
Dagna Höhner

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 08/08/2010
Localización : Entre Alemania y Suiza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿La voz del Alfa? Y un cuerno-. [Dagna]

Mensaje por Richard Collinwood el Miér Ago 11, 2010 12:34 am

Esperé a Dagna, tampoco le quedaba un gran tramo, pero se tardaría al menos dos minutos en llegar. No podía pensar con el enojo que tenía, no podía. ¿Cómo había desobedecido la voz del Alfa? ¿CÓMO? ¿Qué se creía? Yo lo hacía por su bien, y ella se mandaba a cambiar, como quería, cuando quería. No iba a continuar llegando lejos si seguía así. No iba a pasar de nuevo la vuelta de la esquina de nuevo, ¿Es que estaba loca? Una tropa de vampiros enviados por el consejo, para desmembrarme y luego quemarme, y a ella no le importaba. Con un par de shampoo’s fuertes, y dejarían de reconocer su olor. Arrugué el hocico, y gruñí levemente.

Ahora, al menos, con la voz de lobo, me obedecería, pero bien sabía que en otras ocasiones había desobedecido mis palabras, encontrando una falencia, una palabra que la librara de seguir mi orden. ¿Es que nunca se cansaba? No, ¡no lo hacía! Continuaba buscándosela, tratando de hacer lo que no le decían. Y todo era por su maldito bien. De un momento a otro, llegó, se sentó y me habló mentalmente. Inclinó el hocico, hacia delante. No me gustó para nada su tono, sería porque estaba enojado, sería porque me cansaba ese tono, que nunca paraba.

-¿Cómo que qué? *Gruñí* ¿No te había dicho que viene una tropa vampirica a sacarnos de en medio? ¿Y tu, así como así?- Aullé, sabía que mis palabras no hacían efecto, y para entonces, los vampiros habrían pasado la ciudad, y vendrían en camino.

-¿Por qué viniste, Dagna? ¿Por qué no te pudiste quedar en casa?- Noté que esta vez en mi voz, había una nota de angustia. Y así era, no quería que a Dagna ni a nadie le pasara nada. –Ahora no vas a poder dar vuelta, y te bucarán como a mi- Solté un gemido involuntario.

-No te hubieran descubierto, chica, y no te habría pasado nada, ahora estás siendo cazada, como a un maldito animal- No sabía que hacer, no había logrado imponer mi voz de Alfa, y sabía que Dagna ahora aprovecharía la oportunidad, para botarme la resistencia, y lograr que la dejara hacer lo que deseara. Agaché la cabeza. Tampoco sabía muy bien qué hacer, lo más probable es que yo partiera al sur, por Montreux, y ella se fuera lejos, al norte, para que siguieran mi efluvio, y ella pudiera huir, y alejarse del peligro. Probablemente pensaba que no era una niñita, y que se podía cuidar sola, pero la harían papilla, picadillos, carne de perro si la atacaban de a muchos. Volví a levantar mi mirada, perdida, sin saber que hacer

avatar
Richard Collinwood

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 06/08/2010
Localización : Escondido.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿La voz del Alfa? Y un cuerno-. [Dagna]

Mensaje por Dagna Höhner el Miér Ago 11, 2010 12:50 am

No pude evitar bufar cuando comenzó con su discurso paternalista. “De verdad piensas que voy a quedarme sola mientras tú eres cazado?” pregunté cortándole el discurso sin que me importase lo más mínimo que se molestase. “Si de verdad crees eso es que me conoces muy poco, Richard”.

Siguió hablando como si yo no hubiese dicho nada. Blablablá, quedar en casa, blablablá, dar la vuelta, blablablá, como un maldito animal… “¡Soy un maldito animal!” Exclamé mentalmente, furiosa, para ver si así se daba cuenta de que intentaba hablarle. “O al menos lo soy en parte. Y deja ya de ponerte melodramático, que me enfermas, por favor.”

Sacudí la cabeza para despejarme un poco y luego lo miré fijamente a los ojos. “Voy a ir contigo quieras o no, porque no soy un paquete que puedas dejar abandonado cuando ya no quieres cargar con él.” Me había serenado un poco, y aunque seguía enfadada con él, estaba poniendo todo mi empeño en que comprendiese. “Además, tu mismo has dicho que ya no tengo elección… Y por lo tanto tú tampoco.” Asentí aun mirándolo a los ojos, esperando su reacción.
avatar
Dagna Höhner

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 08/08/2010
Localización : Entre Alemania y Suiza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿La voz del Alfa? Y un cuerno-. [Dagna]

Mensaje por Richard Collinwood el Miér Ago 11, 2010 1:09 am

Vi como reaccionaba, y noté como en partes de mis oraciones, desviaba los ojos, los hacía rodar, o hacía caso omiso. Me quedé pasmado cuando gritó que era un maldito animal, o cuando me nombró melodramático. No era melodramatismo, me preocupaba por la chica, que no sabía como era el mundo afuera, no había visto a sus compañeros morir, ni a una tropa de vampiros en acción.

–De verdad me gustaría que te quedaras segura, Dagna, pero te conozco lo suficiente como para saber que no me dejarás- Miré al piso, buscandole una maldita solución al asunto.

-¿Y qué planeas hacer ahora? ¿Qué vayamos juntitos, esperando a que se nos tiren unos vampiros encima? *Bufé, y noté como me iba enojando de nuevo* Te irás al norte mientras me voy al sur- Sabía que ella seguiría en peligro, pero quizás se salvaría, o estaría un tiempo segura, unos meses, o semanas más.

-A menos, claro que tengas otra idea *Dije, con un dejo de ironía*- Ella y yo, sabíamos perfectamente, que no me molestaría quedarme como un igual, alzaría mi voz de alfa, para que me obedeciera, y partiera pitando al norte, se pusiera segura y desapareciera de la búsqueda de vampiros. Miré a Dagna. Me enfermaba a mi también que se pusiera terca, pero bueno, así era.
avatar
Richard Collinwood

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 06/08/2010
Localización : Escondido.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿La voz del Alfa? Y un cuerno-. [Dagna]

Mensaje por Dagna Höhner el Miér Ago 11, 2010 12:50 pm

Relajé un poco mi postura, al menos parecía que me estaba escuchando o que al menos intentaba parecer un ser razonable. Y ahí estaba de nuevo. El discurso paternalista sobre mi seguridad. ¿Es que acaso él era inmune a los chupasangre? Si tenía que huir no veía porqué no podíamos hacerlo juntos y si había que lucha… Bueno, mejor dos lobos que uno ¿no?

“No tengo cinco años, Richard. Sé cuidarme solita y lo sabes perfectamente.” Pensé sin apartar la mirada de él. Podía ser el alfa, pero ni él ni nadie sería capaz de doblegar mi orgullo. “No pienso ir a ningún lado y menos si es en dirección opuesta a hacia vas tú.” Afirmé sin inmutarme. Se podía poner como quisiera, no me iba a sacar de esa idea.

“Si al final hay que luchar contra ellos será mejor que esté contigo. Sé que soy joven aun, pero aun así soy un lobo… Mejor dos que uno ¿no?” Fruncí un poco el hocico, claramente molesta aunque ya mucho más relajada que antes. No soportaba que intentase darme de lado en situaciones de peligro, que me tratase como una niña pequeña e inconsciente.

Sabía perfectamente el peligro que corría. No había visto nunca a un vampiro, de acuerdo, pero eso no significaba que pensase que eran corderitos. Eran depredadores… Igual que nosotros. “¿Has pensado cómo me sentiría yo si te matasen mientras yo estoy a salvo en el norte? De ninguna manera voy a dejarte solo. Prefiero luchar a tu lado y saber que hago lo necesario para protegerte, para protegernos a los dos.”

“Iré contigo, Richard. Y si intentas usar una orden de Alfa para evitarlo, me iré y no volverás a verme nunca.” Sentencié mirándolo a los ojos. No era eso lo que quería. No quería dejarlo solo… Ni tampoco volver a estar yo sola… Pero no podía permitir que se fuese solo a ser cazado y me dejase a mí al margen de la situación.
avatar
Dagna Höhner

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 08/08/2010
Localización : Entre Alemania y Suiza

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿La voz del Alfa? Y un cuerno-. [Dagna]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.